Candidatos 2017 para Representante Europeo (que aparecen en la lista por orden alfabético):

 

 Bernard Chervet

 

He ocupado varios cargos dentro de la Sociedad Psicoanalítica de París (SPP), incluyendo dos mandatos como Presidente, y actualmente, entre otros, la Junta del Congrès des psychanalystes de langue française (el Congreso de Psicoanalistas Francófonos).

 

Estas experiencias me han enseñado que, sin importar el contexto social, la profesión psicoanalítica necesita apoyo de instituciones dedicadas exclusivamente a esta tarea, a través de la promoción de actividades científicas rigurosas y diversas y de modelos de formación de alta calidad para los nuevos analistas del futuro. También necesitamos una política de regulación de las relaciones entre las diferentes organizaciones locales y regionales y la formulación de un código ético que se aplique tanto a los miembros como a estas organizaciones. Sólo una estructura internacional como la API puede asegurar estas «tareas imposibles».

 

Por lo tanto, he experimentado gran interés en la participación en los procesos de mi sociedad y más tarde en los de la FEP y en apoyar su objetivo de defender el respeto al psicoanálisis y sus practicantes en un mundo en constante cambio, donde la inestabilidad y los ataques a los valores humanos son más manifiestos y más violentos que en el pasado.

 

En los últimos años se me han confiado varias tareas dentro de la API, en las que he tenido el placer de participar y a través de las cuales he conocido a otros colegas con diversidad de perspectivas, vinculadas a las condiciones de sus propias realidades particulares. Esto me ha permitido ampliar mi conciencia a otras preocupaciones más allá de las que me son familiares, dentro de mi propia sociedad, y así poder articular mejor los matices de la opinión y el rigor.

 

Más allá de las tareas per se, estos enriquecedores intercambios fomentan la búsqueda de reflexiones compartidas con otros colegas sobre la evolución a la que deben someterse nuestras instituciones para estar en sintonía con la práctica contemporánea. Debemos dirigirnos a las nuevas teorizaciones emergentes y al mundo circundante en el que el psicoanálisis existe y participa plenamente. Más que cualquier otra disciplina, el psicoanálisis debe enfrentarse a las resistencias continuamente renovadas con las que se encuentra, tanto en los grupos sociales como dentro de sus propias instituciones.

 

Desde hace algún tiempo, ha sido evidente que la necesidad de una institución psicoanalítica internacional que reúna a los psicoanalistas de todo el mundo sobre una base común y combine las fuerzas de las diferentes organizaciones locales sería beneficiosa para todos.

 

Por lo tanto, la API tiene un papel vital en las distintas áreas, incluyendo la vida científica, la formación de futuros analistas y las orientaciones políticas de extensión, integración y regulación de las relaciones entre las organizaciones constituyentes. También está encargada de la función de mediador y tercero en los conflictos internos que a veces pueden asomar sus cabezas dentro de algunas organizaciones. Finalmente, es también el garante de la ética profesional de sus miembros y de sus sociedades componentes.

 

La certeza de que estas funciones son útiles para nuestras prácticas, y, ante todo, para nuestros pacientes, y que éstas deben ser actualizadas regularmente, es hoy la motivación de mi candidatura para el puesto de Representante Europeo ante el Consejo de la API.

 

Lista de puestos:

Bernard Chervet: API: Diccionario Enciclopédico API para Europa 2013 - presente, Grupo de Trabajo «API y Organizaciones Constituyentes» para Europa 2015 - presente, Comité de Enlace API - ING 2016 - presente. SPP: Consejo de Administración 1995-2015, Secretario Científico 2002-2006, Consejo Científico Técnico 2007-2009, Vicepresidente 2009-2011, Presidente 2011-2013-2015, Monographies Débats de psychanalyse (Monografías y Discusión Psicoanalítica) 2003-presente, Director Fundador SPP-Ediciones 2011-presente, Secretario Científico, Congrès Psychanalystes Langue Française 2016-presente. FEP: Consejo 2011-2015, Grupo Ad Hoc Asuntos Institucionales 2015-presente.





 Claire Cripwell

 

Vivimos tiempos turbulentos, enfrentados a serias crisis económicas, sociales y políticas. Las interconexiones entre la API y las Sociedades nunca han sido más relevantes, algo que la API está abordando activamente en sus esfuerzos por involucrarse con la comunidad psicoanalítica global. Los puntos que quiero resaltar se agrupan bajo el encabezado: Sensibilizar y avanzar.

 

Captación: Somos una profesión que envejece. Considero que nuestro desafío es abrir nuestras puertas a los jóvenes y ser vistos como una comunidad que quiere alentar a las generaciones más jóvenes. Observo en mi trabajo con compañeros de Europa del Este y del Sudeste Asiático un ansia de aprendizaje psicoanalítico. La API es muy apreciada por sus inquebrantables esfuerzos para ayudar a sus compañeros al crecimiento del psicoanálisis en sus regiones.

En las sociedades establecidas la atracción de jóvenes nos desafía a hacer más por trabajar para cambiar las percepciones, sin diluir los altos estándares de nuestra formación. Para muchos jóvenes de hoy, la vida laboral es menos segura, el entrenamiento analítico es costoso y debemos seguir pensando en cómo alcanzar de manera realista formas de ayudar a los potenciales candidatos más jóvenes a acceder a nuestra formación; revisar las vías de acceso a la formación, utilizar algunos de nuestros recursos limitados para otorgar préstamos, becas y ser creativos en la recaudación de fondos.

 

Cambios en los servicios de salud mental: Mi experiencia ha sido en la psiquiatría de niños y adolescentes. El pensamiento psicoanalítico ha sido respetado y ha jugado un papel importante en la comunidad de salud mental. Los tiempos han cambiado y el psicoanálisis ha sido dejado a un lado y eliminado del Servicio Nacional de Salud. Mis conversaciones con compañeros sugieren que el cambio de percepción no se restringe al Reino Unido. Es importante para el futuro del psicoanálisis no desanimarse, sino buscar oportunidades. Mi experiencia me dice que muchos profesionales de la salud mental están dispuestos a acceder al pensamiento psicoanalítico, opinando en base a la experiencia que los tratamientos a corto plazo tienen sus límites. Debemos pensar imaginativamente en nuestros Institutos cómo proveer el tipo de oportunidades de aprendizaje para los profesionales de salud mental – por ejemplo, grupos de trabajo de debate y grupos de supervisión – que antes eran proporcionados por otras agencias. Algunos quizás deseen considerar una formación analítica, otros no, pero lo que haremos es convertir nuestros institutos psicoanalíticos en lugares vibrantes. Creo que nuestra fuerza reside en la riqueza de las ideas y el rigor del modelo analítico.

 

Analistas recién cualificados: Para muchos de nosotros la API puede parecer un pariente lejano. Los analistas recién cualificados, ocupados en establecer sus carreras analíticas, son el futuro, pero puede que no se identifiquen mucho a nivel emocional con la API. Quiero pensar más en cómo los representantes de la API pueden serles útiles. La representación es un proceso dinámico de dos vías. Se podría contribuir a un mayor sentido de pertenencia a través de un compromiso más directo sobre lo que la API está haciendo en nombre de los miembros. Un lazo de retroalimentación eficaz de los representantes de la API a las Sociedades, junto con aportaciones de las Sociedades a través de los representantes, ayudaría a mejorar la comprensión, conexión y la pertinencia mutuas.

 

Lista de puestos:

 

Cargos desempeñados: Analista didáctica y Supervisora BPAS. Miembro Ordinario de la Junta y del Consejo del BPAS, en representación de los puntos de vista de los miembros. Miembro del Comité de Becas, Miembro del Comité de Admisiones, Miembro del Comité de Progreso de Estudiantes, Miembro del Comité Científico. Secretario Honorario del Comité de Ética. Ex miembro a tiempo parcial del Departamento de Adultos de la Clínica Tavistock. Supervisora de compañeros en Europa y Sudeste Asiático.



 

 Mira Erlich-Ginor

 

Creo que estar en la Junta es importante, supone un desafío y deseo continuar en este puesto durante otro mandato.

Después de un año en la Junta, tengo una idea mucho más aproximada de los graves problemas a los que se enfrenta la API, la dinámica derivada de su estructura de tres regiones y las amenazas y oportunidades que se avecinan.

El reto al que se enfrenta hoy la API es defender el psicoanálisis como un método de tratamiento y a sí misma como una organización digna para sus miembros. En nuestro mundo competitivo, el psicoanálisis es atacado como un método irrelevante y obsoleto. Los psicoanalistas no ven de manera inmediata el valor añadido de pertenecer a la API. Preguntas como: « ¿Qué es la API? ¿A dónde va a parar mi dinero? ¿Qué gano con mi afiliación a la API?» se escuchan con frecuencia.

 

Estoy profundamente convencida de lo siguiente:

  • La total importancia de la API para sus miembros. Desempeña un papel de liderazgo en el establecimiento de estándares, manteniéndose al margen del «todo vale» y conservando los principios y valores psicoanalíticos.
  • La importancia de mantener líneas abiertas de comunicación entre la API y sus miembros. Los miembros necesitan sentirse representados por la API, y la API debe atender a sus necesidades y responder a las necesidades de sus Sociedades Componentes. Un número mayor de miembros debe participar activamente en el trabajo de comité y mi trabajo en la Junta se orienta en esta dirección.
  • La importancia de conservar una perspectiva global manteniendo al mismo tiempo la especificidad europea. Con frecuencia, las dos perspectivas convergen, pero ha habido varias ocasiones en las que los Representantes Europeos han tenido que asegurarse de que una solución para otra región no supusiera dificultades para nosotros los de Europa. La conciencia del psicoanálisis europeo, sus necesidades y desafíos específicos, es de gran importancia y debe ser representada enérgicamente.
  • En el mundo de hoy, una organización global debe mantener la máxima transparencia y una conexión práctica con sus miembros y organizaciones componentes. Esto debe evolucionar y mantenerse.

 

Mi vida profesional se ha visto moldeada por una intensa participación en la práctica psicoanalítica cotidiana y el desarrollo institucional. He ocupado y aún mantengo papeles importantes de liderazgo en la Sociedad Psicoanalítica de Israel, la FEP y la API. También aplico la metodología de Relaciones Grupales a la traumatización social a través de mi trabajo con psicoanalistas israelíes y alemanes y con los que sufren las secuelas de la Segunda Guerra Mundial y el conflicto palestino-israelí.

 

Durante 20 años he estado intensamente involucrada en la formación psicoanalítica en mi sociedad, la FEP y la API: He presidido el Grupo de trabajo FEP sobre Educación durante 5 años; he liderado varios proyectos de investigación en esta área; actualmente participo en varios talleres y eventos en los congresos FEP y API.

 

Si vuelvo a ser elegida, aportaré a la Junta mi profundo compromiso y prolongada implicación, mi experiencia en psicoanálisis, dinámicas de grupo y trabajo institucional y mi profundo interés por esta organización.

 

Lista de puestos:

 

Mira Erlich-Ginor: API: 2010 Comité de visitas locales; 2010-2015, Comité Patrocinador del Grupo de Estudio Psike, Presidenta; 2015-1017, miembro de la Junta de la API. FEP: 2005-2010, Grupo de Trabajo sobre Educación, Presidencia; 2007-2011, Proyecto de evaluación Fin de Formación, Presidencia; 2010-presente, PIEE-EPF miembro del equipo de investigación internacional: «Formación en Psicoanálisis, Encuadre ‘regular’ y ‘no regular’ en Europa». IPS: 1997-1999, Comité de Admisión, Presidencia; 2003-2006, Comité de Educación, Presidenta; 1990-1996, Curso de Psicoterapia Psicoanalítica, Co-director; 2007-presente, Co-fundadora y Presidenta, «Avance del Psicoanálisis Contemporáneo-Clásico»; 2012-2015: «El Proyecto Triángulos», intervención para hacer frente a las divisiones y tensiones dentro de la IPS, iniciado y co-liderado. 2015 - «In Memoriam» IPS, API Web - proyecto que conmemora a los miembros fallecidos del IPS y transferencia al sitio web de la API.



 

 Giovanni Foresti

 

La misión fundamental de la API se ha vuelto más difícil en las últimas décadas, ya que nuestro mundo cambiante ha colocado al psicoanálisis ante numerosos desafíos: la competencia de otras disciplinas y métodos de tratamiento; la crisis económica y el empobrecimiento generalizado de muchas naciones; los cambios culturales en las sociedades posmodernas y su enfoque en la resolución rápida y las intervenciones a corto plazo; las consecuencias de las nuevas tecnologías con su peculiar mezcla de oportunidades y peligros; el implacable envejecimiento de nuestra base de socios y consecuentemente, las precariedad financiera de muchas sociedades componentes.

 

Habiendo trabajado durante mucho tiempo en IPSO como candidato y en la Junta de la API en 2015 y 2016 como Representante Europeo, he aprendido que estos problemas pueden afrontarse de manera eficaz y que eventualmente pueden encontrarse soluciones institucionales, siempre que los niveles central y local de la red organizacional sean capaces de cooperar (principio de subsidiariedad).

 

Para cumplir sus difíciles tareas nuevas, la API debe continuar proporcionando un nivel de comunicación intenso y cada vez más eficaz entre los diferentes niveles de su compleja estructura. Sin coordinación, apoyo mutuo y el intercambio de mejores prácticas, la actual falta de integración institucional podría echar por tierra todos los esfuerzos.

 

Si resulto reelegido, las palabras claves de mi trabajo serán las siguientes.

 

1) Pluralismo

La cohesión anterior de la teoría y la práctica psicoanalítica funcionó como un contenedor robusto para la identidad personal y profesional. Las actuales numerosas diferencias culturales dentro del movimiento psicoanalítico suponen un problema importante que podría paralizarnos entre las actitudes nostálgicas (la petrificación, descrito por Wallerstein) y las innovaciones desreguladas (Torre de Babel y la balcanización). Sin embargo, si somos capaces de respetar las diferencias y comparar sistemáticamente sus características, el pluralismo también podría ser una fuente de fuerza conceptual y riqueza clínica.

 

2) Investigación

Durante las últimas dos décadas, muchos compañeros destacados han trabajado para salvar la brecha existente entre la práctica clínica y estrategias de investigación actualizadas. Además de un refinamiento en la investigación histórica y conceptual, ahora podemos beneficiarnos de nuevos métodos de investigación empírica, cuantitativa y semi-cuantitativa. La API debe apoyar la nueva generación de programas de investigación, no sólo financiándolos, sino también ofreciendo apoyo institucional y visibilidad.

 

3) Sensibilización

 

La API puede hacer mucho para alentar, resaltar, apoyar y recompensar a los grupos locales que invierten en programas de sensibilización efectivos. Debemos aprender a compartir los programas que han demostrado ser los más exitosos y difundirlos más ampliamente.

 

4) Dinámica de grupo

Se ha estudiado intensamente la relevancia de los fenómenos grupales y las dinámicas institucionales primitivas que generan. Hasta ahora, sin embargo, estas ideas han tenido una influencia muy limitada en nuestras organizaciones. Muchos miembros de la API han desarrollado métodos y teorías en este campo y nuestras instituciones deberían aprovechar estas habilidades, asegurando su difusión a través de toda la comunidad.

 

Lista de puestos:

 

Giovanni Foresti: IPSO: representante italiano (1995-1997) y parte del Comité Ejecutivo como Tesorero (1997-1999). SPI: Secretario Científico del Centro de Psicoanálisis «Cesare Musatti» de Milán (2007-2009); Secretario Científico de la Società Psicoanalitica Italiana (2010-2012); Facultad del Instituto Nacional de Formación SPI (2008-2014). API: parte del grupo de trabajo IPA / IPSO presidido por R. Tyson (2002); Copresidente para Europa en el Comité API «Psicoanálisis y el campo de la salud mental» presidido por C. Eizirik (2013-2016); Representante Europeo en la Junta de la API (2015-2016).




 

 Serge Frisch

Mantener la unidad del psicoanálisis y garantizar la excelencia en la formación de las nuevas generaciones de analistas: éstas fueron las motivaciones de Freud para crear la API hace más de cien años. Considerando el presente contexto de la estandarización y de la descomplejización del pensamiento, estos motivos originales cobran especial relevancia, ahora más que nunca.

 

Mis años como Presidente de la Federación Europea de Psicoanálisis me han permitido conocer la evolución del psicoanálisis en Europa, las fortalezas, y también las dificultades de las sociedades psicoanalíticas. Estas dificultades pueden estar vinculadas al contexto histórico o cultural específico de cada sociedad. También pueden estar vinculadas a la inclusión del psicoanálisis en las políticas y leyes de salud que regulan y, a veces, encorsetan la formación y la práctica de nuestra profesión a una camisa de fuerza restrictiva. Y finalmente pueden reflejar la disminución del rigor analítico dentro de ciertos grupos o un desdibujamiento de los límites entre el psicoanálisis y la psicoterapia.

 

Hay más de 40 sociedades psicoanalíticas en la región europea, cada una con sus características particulares. Cuando existe diálogo entre ellas, estas diferencias son enriquecedoras para el psicoanálisis. Si la FEP tiene un papel claramente científico, que debe ser estrictamente preservado, entonces la API se centra más en la política institucional y, sobre todo, en la formación.

 

Actualmente la API reconoce tres modelos de formación psicoanalítica: el modelo Eitingon, el modelo francés y el modelo uruguayo; pero la práctica del análisis a distancia (Skype, teléfono) se está extendiendo. Existen temores de que este modo de análisis se convierta insidiosamente en un hecho consumado, a pesar de que carecemos de los datos necesarios para analizarlo científicamente. Es cierto que la administración actual se ha ocupado de esta cuestión, pero ¿dispone la API todavía de los medios para enviar un mensaje claro en este ámbito? Y lo que es más, ¿es una voz con suficiente autoridad?

 

Los que siguen la evolución del psicoanálisis en todo el mundo están obligados a reconocer las crecientes disparidades que están surgiendo en los tres continentes. Por lo tanto, podemos preguntarnos legítimamente qué es lo que todavía nos conecta. ¿Está la API en condiciones de unirse, hablar de estas diferencias, entender sus orígenes y reflexionar sobre sus implicaciones para la metapsicología y la técnica analítica, así como para atraer candidatos potenciales a nuestra profesión?

 

¿O se convertirá la API en una mera herramienta de censo de todas las diferencias existentes, organizadora de un congreso bianual «bien engrasado» gracias a dosis hábiles de política que cuidan de no levantar ampollas – un enfoque totalmente opuesto al de un iconoclasta Freud? ¿La API continúa deseando ser una fuerza para la unidad a riesgo de disgustar y de suscitar el debate acalorado, o nos vemos forzados a reconocer que ahora somos una organización madre constituida por tres ramas independientes?

Si soy elegido miembro del Consejo Directivo de la API, trabajaré para llevar estas discusiones a las sociedades y a sus miembros, en un deseo de transparencia democrática.

 

Lista de puestos:

 

Dr. Serge Frisch, Psiquiatra, Miembro de Formación, Sociedad Psicoanalítica Belga (SBP) y Asociación Psicoanalítica Alemana (DPG). Sociedad Psicoanalítica Belga: 2008-2011 Presidente; 2006-2008 Secretario General; Miembro del Comité de Enseñanza desde 2007. Asociación Psicoanalítica Internacional: Comité Patrocinador para el Líbano desde 2009; 2001-2005 Comité de Psicoanálisis y Profesiones Aliadas; 2009-2012 Vicepresidente Europeo del Comité “Outreach”. Federación Europea de Psicoanálisis: 2012-2016 Presidente; 2009-2012 Presidente del Grupo de Trabajo: «Especificidad del trabajo psicoanalítico de hoy»"; 2007-2012 Miembro del Grupo de Expertos en Investigación Psicoanalítica.

 

 


 

 Luis Jorge Martín Cabré

Tras mi primera experiencia en el board como euro-rep, me vuelvo a presentar a estas elecciones con el deseo de trabajar conjuntamente con mis colegas por mantener la continuidad y la legitimidad institucional de la IPA como garante del psicoanálisis que sigue teniendo una vigencia incuestionable en nuestra cultura y que promueve un ideal científico basado en la verdad y la transparencia.

Desde mi perspectiva, las tareas imprescindibles para el desarrollo institucional de la IPA son la apertura,  la interconexión entre los analistas de las diferentes regiones y el favorecimiento de  la producción y el desarrollo científicos. 

Creo que es imprescindible que el psicoanálisis no se aísle y se declare permeable a los cambios que se suscitan en la cultura y en la ciencia. El psicoanálisis debe abordar el dialogo con otras disciplinas sin sometimientos ni con posiciones arrogantes. Es más, el psicoanálisis ha adquirido su especificidad gracias a lo que le diferencia, pero también a lo que le aproxima a otras áreas del saber.

Desde esta perspectiva, la IPA debe fomentar nuestra presencia en los hospitales, centros de asistencia y universidades,  promover espacios de discusión con colegas de otras instituciones, estudiantes, médicos y profesionales de la salud mental, desarrollando actividades conjuntas con otras organizaciones afines, y ofrecer seminarios abiertos, cursos y másters universitarios para psicólogos, psicoterapeutas, psiquiatras y diferentes profesionales de la salud mental.

Pero también, de puertas para dentro,  es esencial la comunicación y el diálogo entre analistas, asi como entre los diferentes esquemas referenciales que constituyen una de las mayores riquezas de nuestro patrimonio. Por ello, es muy importante fomentar la producción científica y la investigación.

La supervivencia del psicoanálisis  radica en el mantenimiento de nuestra identidad teórica, pero también en la capacidad de ampliarse y de transformarse. Favorecer el diálogo científico entre los analistas de las tres regiones de la IPA, incluidas las zonas peligrosas, y constituye un compromiso ético y un horizonte de esperanza para nuestros candidatos. El reciente ejemplo de la reunificación de la sociedad holandesa, como lo fue tiempo atrás el de la sociedad sueca,  parece confirmarlo

Una atención esencial merece la enseñanza. Los candidatos representan la esperanza y la supervivencia del psicoanálisis y hay escuchar atentamente sus preocupaciones brindándoles la ayuda necesaria a sus necesidades de formación teórica y clínica. Todos sabemos las dificultades que tienen para tener pacientes en análisis y completar adecuadamente su proceso formativo. Es un desafío para nuestra institución descubrir nuevos métodos de aproximación a sus necesidades, sin renunciar a los standards exigibles para una formación rigurosa. Atención especial merece el denominado "análisis a distancia" y los riesgos que entraña para la confidencialidad

Me parece muy útil en la labor de eurorep mantener un contacto continuo con las sociedades de las que cada uno es  link, incluso con visitas y contacto fluido con ellas.

Quedan muchos aspectos por abordar, algunos espinosos y difíciles, pero estoy convencido que el diálogo sin prejuicios y una actitud leal  con aquella "“Brüdergemeinschaft" que preconizó Ferenczi en 1910, nos ayudará en nuestro empeño.

Lista de puestos:

Asociacion Psicoanalitica de Madrid (APM): Miembro de la Junta Directiva (1992 a 1995), Secretario de la Junta Directiva (1996 - 1999), Miembro del Comité de Training (1996-1999), Presidente (2010-2013). IPA: Miembro de CAPSA (2006-2009), Miembro del Editorial Board del International Journal of Psychoanalysis. Eurorep desde 2015 a 2017.

 


 Jonathan Sklar

Estoy encantado de haber sido nominado por la Sociedad Británica de Psicoanálisis para servir durante un segundo periodo de dos años en la Junta de la API.

Continuaré trabajando para asegurar el espíritu democrático de nuestra API a través de las diferentes tradiciones y sistemas de formación en un período de rápidas transformaciones. Cuestiones de autoridad, democracia y cómo desarrollar nuestra capacidad de seguir escuchando al otro, todo repercute en el futuro del psicoanálisis. Con su gran diversidad de enfoques clínicos y lenguajes, la API debe seguir pensando de manera creativa sobre cómo formar a los futuros psicoanalistas y dar lugar a los mejores entornos para que los pacientes puedan solicitar tratamiento analítico. El momento actual de austeridad en la región europea está suponiendo grandes desafíos para los psicoanalistas a la hora de mantener una práctica analítica, así como para los solicitantes de cara a formarse. Esto, a su vez, conduce a los inicios del debate sobre la intensidad de la formación en el modelo de Eitingon, que desafía a la diferencia entre el psicoanálisis y la psicoterapia. Un debate tan complejo en nuestras Sociedades, la FEP y la Junta de la API será un desafío para todos nosotros.

Nuestra Región Europea es la más rápida en desarrollo, liderada por el Instituto Psicoanalítico para Europa Oriental (PIEE), con el que he estado asociado desde hace muchos años. La región europea, junto con Oriente Medio, Australia y la primera sociedad analítica africana, se ocupa del psicoanálisis dentro de un conjunto de complejidades multiculturales, multiétnicas y multilingües que van más allá de los límites del modelo histórico austrohúngaro de la época de Freud. Más allá de Europa existe un nuevo interés por el psicoanálisis en la vasta región de China. Mi búsqueda continua sería encontrar entornos analíticos, similares y diferentes, que sean capaces de comunicarse entre sí.

Muchas de nuestras propias sociedades han surgido de traumas históricos que todavía resuenan personalmente para muchos analistas a día de hoy. Los regímenes totalitarios, con profundos controles incorporados en la vida social, política y familiar, han jugado su papel en la dinámica inconsciente de la vida cultural de los siglos XX y XXI, y muchas sociedades analíticas todavía soportan las cicatrices. La actual guerra fría entre Rusia y Ucrania tiene su impacto negativo en la región. Del mismo modo, también hay un endurecimiento de los actuales regímenes europeos que influyen en la libertad que promueve el psicoanálisis. Ser capaz de tolerar al otro sin permitir la dominación, al mismo tiempo que se reconoce la complejidad, es el reto que heredamos de la historia para nuestros tiempos actuales, lo cual exige investigación. Veo esto como la contribución potencial de Europa a las otras regiones de la API que también han tenido sus propios traumas sociales y perjudiciales a menudo inconscientemente reflejados en sociedades analíticas.

Mi conocimiento y mi compromiso con nuestra Región Psicoanalítica Europea, especialmente cuando fui Vicepresidente de la FEP, implicaron la involucración en las interacciones a menudo complejas con la API. Esta experiencia junto con mi docencia y conferencias en Europa Occidental y Oriental, así como la enseñanza regular en América del Norte, me permitirán trabajar de manera competente y con conocimiento en su nombre con el resto de nuestras Regiones en la Junta.

 

Lista de puestos:

 

DR. JONATHAN SKLAR FRCPsych: Sociedad Psicoanalítica Británica: Primera Presidencia Comité de Desarrollo Regional 1994-1998; Presidente Comité de Formación Regional 1998-2002; Comité de Educación 1998-2002; Comité de Admisiones 2006-09. FEP: Vicepresidente de la Federación Europea Psicoanalítica, 2007-2011; Organizador Seminario de Miembros Asociados; Organizador Foro sobre Educación; Oficial de enlace con Europa del Este y PIEE; Profesor Escuela de Verano PIEE 2010-14. API: Editor Europeo, Boletín Psicoanalítico API 2010-12; Presidente CAPSA 2013-presente; Miembro de la Junta Europea 2015 hasta la fecha. Miembro de Honor de la Sociedad Psicoanalítica de Serbia y la Asociación Psicoanalítica de Sudáfrica 2016.

 


 

 Martin Teising

 

Soy psiquiatra y psicoterapeuta cualificado, especializado en medicina psicoterapéutica. Concluí mi formación psicoanalítica en la Asociación Psicoanalítica Alemana en 1990. Desde entonces, he trabajado de manera continua en el psicoanálisis y también he trabajado como analista didáctico desde 2006.

Parte de mi trabajo está dedicado a la aplicación del conocimiento psicoanalítico en los ámbitos de la investigación y de la psiquiatría social y la educación.

He asistido regularmente a eventos psicoanalíticos internacionales y he participado en el intercambio científico desde que era candidato. La historia de mi país, y sus consecuencias para las generaciones posteriores, constituye una presencia constante en estas actividades.

He estado involucrado en el trabajo científico desde 1983: primero en la Universidad de Kassel, luego en la Universidad de Tubinga y finalmente, en 1994, como catedrático en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Frankfurt. En 2012, fui elegido Presidente de la Universidad Psicoanalítica Internacional de Berlín (IPU). Allí, mi objetivo es integrar el psicoanálisis dentro del mundo académico, reclutar a jóvenes científicos y cooperar con los institutos psicoanalíticos.

Mis intereses en el área de investigación se centran en la psicodinámica del envejecimiento y el suicidio, y los aspectos éticos y específicos de género asociados. He estudiado los conceptos psicoanalíticos de la salud y la enfermedad, así como la función de la «barrera de contacto». Mis ensayos sobre estos temas han sido publicados, entre otros, en The International Journal of Psychoanalysis.

Durante los últimos nueve años, en calidad de directivo, he fomentado el desarrollo de la Universidad de Verano para el Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Alemana. Cada año, se inscriben más de 300 estudiantes interesados, y algunos de ellos se matriculan para la formación psicoanalítica. Esta institución ha despertado el interés internacional y ha dado lugar a que otras sociedades psicoanalíticas y la FEP estén estableciendo programas similares.

 

Bajo mi liderazgo, la Asociación Psicoanalítica Alemana ha iniciado y publicado escritos sobre temas de actualidad, y también he publicado regularmente artículos psicoanalíticos en los medios públicos.

 

Mi visión del psicoanálisis es que se trata de un método psicoterapéutico con diferentes modalidades, una teoría cultural y una ciencia social aplicada. Como Representante europeo en la Junta de la API, yo abogo desde 2015 por que esa autentica comprensión freudiana del psicoanálisis continuase siendo apreciada en la API. Busco salvaguardar y promover nuestra excelente formación clínica en todo el mundo, y consolidar y fortalecer la aplicación del psicoanálisis en el mundo científico. Parte de esto implica la promoción de estudios clínicos individuales, así como la investigación transdisciplinaria en diversas áreas de aplicación, además de la colaboración continua de los centros y proyectos de investigación. Existe una necesidad urgente de que científicos jóvenes, cualificados, y también aquellos con experiencia en medicina, aseguren nuestra participación en el discurso académico. Yo trabajaré para mejorar la accesibilidad de las aplicaciones del psicoanálisis a los menos aventajados socialmente en todo el mundo. Las condiciones del análisis a distancia habrán de ser examinadas con sumo cuidado, especialmente bajo aspectos de seguridad. Teniendo en cuenta las tendencias mundiales, abogo por la creación de una cuarta región API independiente. Para ello, le pido su apoyo para servir durante un segundo periodo en la Junta de la API.

Lista de puestos:

Asociación Psicoanalítica Alemana (DPV): 2002-2008 Presidente del Instituto Alexander Mitscherlich Kassel; Miembro de la Junta de DPV 2008-2014 (Presidente entrante 2008-2010; Presidente 2010-2012; Presidente saliente, 2014). FEP: 2010-2012 Miembro del Consejo de la Federación Europea de Psicoanálisis. API: Co-presidente europeo del Comité API ‘Perspectivas Psicoanalíticas sobre el Envejecimiento de Pacientes y Analistas’, Miembro desde 2011, Co-Presidente desde 2013. Miembro del Comité API ‘Psicoanálisis y el Campo de la Salud Mental’ desde 2013. 2015 Representante europea en la Junta API.




 Franziska Ylander

Presentarse para ser Representante Europeo en la API supone para mí un paso significativo y lógico en mi largo viaje a través de la vida con el psicoanálisis, que comprende casi 30 años de práctica clínica psicoanalítica. Espero que quede patente a través de mi lista adjunta de cargos a dónde me han conducido mis intereses, pero quiero destacar tres áreas principales que han sido de especial importancia para mí, y alrededor de las cuales me gustaría contribuir a la API si resultase elegida.

En primer lugar, las relaciones entre el psicoanálisis y la sociedad, en el sentido más amplio, han sido el centro de mi trabajo dentro de mi sociedad y de mi compromiso con la FEP y la API durante las últimas dos décadas. Me refiero a la tarea de encontrar formas de ampliar la influencia del pensamiento teórico psicoanalítico. Similar y no menos importante es la comunicación del entendimiento psicoanalítico básico de las condiciones humanas. A esto quiero agregar «la interiorización» – promover entre los analistas la conciencia de la importancia de la reciprocidad en la observación y reflexión sobre el mundo que nos rodea – lo que tarde o temprano influye en el desarrollo del psicoanálisis. He tenido la posibilidad de explorar esta cuestión durante mi Vicepresidencia de la FEP, trabajando con el programa para las conferencias científicas anuales de la FEP. Una parte importante de este trabajo fue crear espacio para explorar las relaciones entre el psicoanálisis y otras ciencias, examinando las similitudes y diferencias, abriendo puertas y tendiendo puentes.

En segundo lugar, mi interés por los temas de la formación psicoanalítica, y particularmente en la enseñanza de las materias clínicas, es antiguo y profundo. Durante la última década he estado activa en el comité de supervisión clínica en mi Instituto. Se ha hecho hincapié en promover el desarrollo de la competencia clínica en los candidatos, y en abordar esta tarea en conjunción con la delicada y ambigua cuestión de la evaluación del trabajo clínico supervisado. En estrecha relación con esta tarea, he participado en la implementación y el desarrollo posterior del modelo de formación de supervisores de psicoanálisis que ha estado operando en la Asociación Sueca durante más de veinte años, asunto en el que me interesaría mucho continuar involucrada a nivel API.

En tercer lugar, se encuentra mi interés desde hace mucho tiempo en asuntos institucionales. Formé parte del pequeño grupo que investigó las condiciones previas y preparó el terreno para la fusión de las dos sociedades suecas en 2010. Durante mis años en la Ejecutiva de la FEP me he familiarizado con los desafíos superados en la creación de nuevas sociedades y con el desarrollo de las relaciones entre las organizaciones más grandes, como la API y las federaciones regionales. También he encontrado y he sentido el impacto de los conflictos que amenazan seriamente con llevar a la división de las sociedades. He reflexionado extensamente sobre la dinámica de nuestra herencia psicoanalítica común, y hasta qué punto resulta, en un nivel pragmático, útil o una complicación.

Me gustaría aportar todas estas experiencias a mi trabajo de una manera clara, pero abierta, si resulto elegida para la Junta Directiva de la API.

Lista de puestos:

API: Comité Europeo de Sensibilización (Outreach) de la API 2010-2011. FEP: Presidencia Plataforma de Sensibilización FEP/API (Comité de Psicoanálisis y Sociedad) 2001-2007; Vicepresidenta Ejecutiva FEP 2011-2016. Sociedad Sueca: Secretaria, Junta Directiva del Instituto 1989-1991; Presidencia Comité de Extensión, Consejo de la Sociedad 1997-2002; Vicepresidenta Sociedad Sueca 2000-2002; Comité de Fusión Sociedad Sueca y Asociación Sueca 2007-2009. Asociación Sueca: Comité de Supervisión Clínica 2006-actualidad; Presidenta Comité de Supervisión Clínica, Junta Directiva del Instituto 2010-2012.